Daphne Posadas

Daphne Posadas, becaria Bolar en la Universidad Francisco Marroquín, Negocios Internacionales, graduación 2020

Haber obtenido la beca Bolar es una gran emoción. No tengo las palabras suficientes para expresar lo significante que esto es para mí y para mi familia.

Todo empezó cuando descubrí el arte de debatir, estando aún en el colegio, al participar en el Torneo Inter-escolar de Debates organizado por la Universidad Francisco Marroquín. Ahí conocí a estudiantes del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales y supe qué era lo que quería estudiar. Dos años más tarde, puedo disfrutar de su proceso de construcción. Gozar del enorme privilegio de ser parte de ese pequeño porcentaje de guatemaltecos que atienden a una educación superior es algo que no quiero que acabe.

Mi anhelo más profundo es poder desarrollar mi potencial para que a través de él pueda actuar y ser un agente de cambio, lo cual como mujer es un reto aún mayor en una sociedad como la nuestra. Cada mañana me despierto decidida a ser mejor. Aunque a veces es cansado, pienso en la recompensa final: estar lo suficientemente preparada para contribuir a la mejora de mi sociedad. Quiero demostrarme e inspirar a otros a que querer alcanzar algo significa poder hacerlo. Que perseverar y esforzarse permite alcanzar el éxito. Que mi género y sexo no definen mis acciones y que puedo

transformar –sino toda- al menos una pequeña parte de mi sociedad. Sueño con que algún día mi impacto en Guatemala sea tan indeleble como estas aspiraciones mías.

¡Mil gracias por darme esta oportunidad! Definitivamente, tener una beca implica una oportunidad enorme. Estoy consciente de lo privilegiada que soy y es por eso mismo me esfuerzo el doble para poder mantenerla hasta que me gradúe en 2020. Creo que uno de los impactos más grandes que tengo es la presencia que puedo tener dentro de la comunidad académica. Gracias a la beca, puedo participar en varios eventos académicos en los que tengo la oportunidad de empaparme de conocimiento y aprender. Sin lugar a duda, esto permite que cuando tengo contacto con mi comunidad me sienta con la obligación de devolver algo; trato de hacer algo para que en, un futuro, todos, o muchos más jóvenes, puedan tener esta oportunidad.

SHARING IS CARING